viernes, 3 de febrero de 2012

El giro

Cansado de hacer todo lo que le decían, una mañana soleada de un domingo anodino, fue a sentarse al bar ése que siempre descalificaba sin motivo. Café sobre la mesa, birome en la mano, comenzó a enumerar todas las decisiones que había tomado en su vida y, por primera vez, comprendió que nada de lo que había hecho lo alegraba, se sintió como esos vehículos que circulan con caja automática: Pisás el acelerador, andás, pisás el freno y te detenés. Nada más. Era veterinario pero quería ser chef, vivía con su familia, pero quería vivir solo, tenía una novia que ya había comenzado a hacer la lista de invitados para el casamiento y él ni siquiera sabía si estaba enamorado. Estaba, seamos afectados: patidifuso.

Ya con algunos tragos encima, se decidió a salir de esa jaula -bueno era veterinario, así se lo representaba-. Llegó a la conclusión de que no había muchas posibilidades, que sólo le quedaba la opción de… Y así lo hizo.

Hoy no espera ser feliz, pero se siente muy a gusto, cocina gatos en su propio restaurante y duerme con su perra, aunque, por el momento, no han pensado en casarse.

Texto escrito en colaboración con Humberto Dib. http://www.humbertodib.blogspot.com/

15 comentarios:

fus dijo...

Que se puede esperar de dos grandes del relato cuando se unen para escribir......pues un relato magistral. Enhorabuena.

un fuerte abrazo

fus

Sabrina dijo...

Que bueno que bueno que bueno, es el mejor cuento que leí en este blog, eso sí que es un giro, sóis geniales.

Es desopilante, yo esperaba un giro diferente pero este es de la ostia!!!

Me encantó!!!

Besos
Sabri!!

Eleonora Beatrice dijo...

Queridos Fus y Sabri:
Infinitas gracias por sus palabras y compañia!
Abrazos!
Eleonora.

Ojeda dijo...

Te felicito, un gran honor escribir junto a Humberto y mucho más viendo el resultado; un texto valiente que no tiene ningún empacho en dar un potente giro al final,,,

Impactante lo de la perra, ¿cómo son capaces de no casarse?

;-)

Un abrazo Eleonora, hicieron un muy buen trabajo. Gracias por compartirlo.

David C. dijo...

que tal final.

laindefensiónaprendida dijo...

Optimizar no es siempre bueno, ni aporta los mejores resultados, sobretodo si los consejos continuamente han venido de personas que, a través de tí, han perseguido sus propias metas.

Un beso

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Gran relato a cuatro manos que gira -permítaseme la licencia- sobre un drama intenso y habitual, la insatisfacción de no ser y, por ello, no vivir.

Una trama con buen fuelle argumental, hilvanada con una narratividad clara y ajustada.

Enhorabuena,

Stefania dijo...

Me pareció excelente este relato, es espectacular el final, no me lo esperaba ni ahi!

Creo que hacen una buena dupla con Humberto, es uno de los mejores escritores del mundo bloguero, NO HAY DUDASSS!!

Besos.
Stefi

Anónimo dijo...

Este blog está empezando a pintar bien, me gustó que usaras un lenguaje bien argento!!!

Un saludo

Christian dijo...

HOLA ELEONORA HUMBERTO ME RECOMENDÓ ESTE BLOG, SOY SEGUIDOR DE SU ESPACIO Y CONFIO EN SU OPINION.
EL GIRO ME GIRÓ LA CABEZA, NO ESPERABA JAMÁS UN DESENLACE ASI, ES UN CUENTO MUY CREATIVO, AQUI HAY TALENTO.

UN ABRAZO DESDE CÓRDOBA LA DOCTA.
CHRIS

Lizzy dijo...

Interesante, un desenlace bastante inesperado pero muy digno de la historia. Siempre es un gusto pasarme por tu espacio !

Carolina dijo...

Un texto que me hizo girar sobre la marcha, que final!!

Muy bueno. Un carño!!

Caro

Guada dijo...

Que lindo tu cuento!!!
quería saber si me podias pasar el te de Humberto, me gustaria estudiar con el.

besines. Guadalupe

mi mail guadcorre09@gmail.com

Lapislazuli dijo...

Que bueno, hacer lo que le gusta. Muy bueno
Abrazos a los dos

Humberto Dib dijo...

Abandono el silencio:
Muchas gracias en la pequeña parte que me corresponde.
Abrazos a todos.
HD