viernes, 20 de enero de 2012

La búsqueda

Eran las 12 de la noche, Marcos, plantado en el balcón de su departamento, intentaba comprender por qué ella lo había dejado, pero nada de lo que pensaba podía sacarlo de su enojo. Luego buscó por toda su casa algo que pudiera calmarlo. Dos horas más tarde, dio con una hoja que asomaba por debajo de un libro. Allí decía:

“He aquí la gran incógnita que no he podido resolver, a pesar de mis treinta años de investigación sobre el alma femenina: ¿Qué es lo que quiere la mujer?”

Marcos no quiso comprender nada más y, muy tranquilo, se fue a dormir.

10 comentarios:

David C. dijo...

Marcos por gusto se complicaba tanto.

Humberto Dib dijo...

Yo creo que Marcos debería replantearse sus sentimientos.

Estaba enojado porque ella lo había dejado, ¿pero no estaba triste? Repito, ¿enojado?

Después se duerme tranquilo por haber leído un comentario teórico de un libro. E insisto, ¿la cita de un autor lo calma?

Mmm... mal andamos, Marcos, creo que ella te dejó con toda razón, si así demostrás el amor, ninguna te va a durar más de un mes.

Estoy del lado de ella, sea quien fuera, la apoyo, el tipo es un desastre total. Con razón las mujeres sostienen que ya no hay hombres.

Si es posible, en un próximo relato, hacé que Marcos tenga un accidente, o algo así ;)

Un beso.
HD

Dora Ku dijo...

Jajajaja, Humberto tiene celos del hombre ese tan despreocupado.
Bueno, si yo me hubiese topado en mis años mozos con alguien así, creo que me hubiese frustrado al saber que le importé un pepino.
Cariños: Doña Ku

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Contado así, me quedo con la sensaciónn de que Marcos es un borderline emocional.

Discrepo de lo transmitido por el Sr. Dib en cuanto a que sí puede estar enojado y no triste. Estos que reaccionan así, muchas veces, acaban enarbolando la bandera del "la mate porque era mía".

En este caso, parece que el texto encontrado lo sedó.

Un abrazo,

fus dijo...

La frase desarmò los celos y la pasiòn de Marcos, el solo querìa un porquè, creo que si no se encuentra con el escrito le hubiera valido cual quier consejo o explicaciòn de un amigo o amiga...¿es esto lo que queremos los hombres?..como siempre Eleonora genialidad en tus relatos.

un fuerte abrazo

fus

Stefania dijo...

jejeje, se ve que Humberto tiene mucha experiencia con mujeres, je. es cierto que Marcos es un DESAS-TRE de hombre, y me parece que es al reves de lo que dice Pedro, el que se enoja es el que termina con la mate porque era mia. ademas quien cree en las palabras escritas mas que en la propia verdad?
creo que retrataste muy bien a un pobre tipo.

Un beso Eleonora
Stefi

Juan Ojeda dijo...

Jaja, excelente comentario de Humberto,

Marcos es infumable; se pregunta por el hecho consumado y no por los signos del camino... un alma tan preocupada por las metas no es recomendable (sea en un hombre o una mujer),

y encontrar calma en una cita de Freud hablando de la mujer; me atrevería a decir que ese hombre está condenado a la soledad perpetua,

Un fuerte abrazo.

Sabrina dijo...

A Marcos lo han dejado como dejarían a cuelquier persona que cree más en una teoría que en la vida real!!

Encontrar una repuesta de su fracaso amoroso en freud, porque eso es de freud, no? es patético. Imagínate a un químico pensando en los estados de la materia y las trasformaciones de los líquidos cuando toma un café, juis juis.
Un beso

Sabri!!

Sergio dijo...

Marcos sucumbirá sin éxito, desde Eva que hombre y mujer se formulan esa pregunta que probablemente no valga la pena responder.

Lizzy dijo...

Marcos es sin duda en claro ejemplo de muchos hombres, despreocupados y algo complicados. que ven como solucion de sus problemas, abordar de culpa a otra persona.

Un texto muy real y creativo.