viernes, 4 de noviembre de 2011

Perspectivas

Qué buena vida. A los treinta años, había logrado una profesión, estabilidad económica y un gran amor con quien tuviera a Zoe, una bella niña, según la mirada de esta mamá.

Su vida parecía muy holgada, alegre; tenía muchos amigos y una gran familia. Vivía en una mansión muy lujosa ubicada en un barrio privado.

Esta existencia, tan perfecta y planeada, era su única verdad, su único motivo.

Todo marchaba de maravillas, con excepción de algunos detalles. Por ahora, ella tiene 15 años, es bastante soberbia, por lo que ningún joven se le acerca, no tiene amigos, con su familia se lleva muy mal y ni el secundario terminó.

Su realidad, tan nefasta, según ella, hace que viva en sus fantasías… detenida, contemplativa, los días se desvanecen sin tener noticias de ellos. Sin saberlo, sufre.

Le quedan 15 años por delante, y hasta ahora no ha podido producir cambios en su vida real.

Si pudiera preguntarse cómo salir de este entrampamiento, encontraría la clave: darse cuenta de sus límites, porque amigarse con ellos la sacará de allí, entonces aparecerán sus posibles… después de todo, no es tan difícil.

16 comentarios:

Juan Ojeda dijo...

Todo depende de la óptica, es muy cierto eso. si bien la educación indica, a veces, que las cosas tienen un valor propio e independiente creo que la cualidad de lo ocurrido depende absolutamente de las circunstancias y el protagonista/

En un punto, aquello sucedido en el plano vital no deja de ser una neutralidad, es el observador (justamente, el observador) el que le otorga a esos elementos un juicio, un valor, me atrevería a decir una realidad.

Muchas veces ese lugar común del "vaso medio vacío o vaso medio lleno", me ha otorgado muchas esperanzas. Si la realidad es eso que se cuela más allá de las propias pupilas significa que tenemos el poder de cambiarla, de sembrar semillas dentro de nuestras realidades, de transformarnos,

Gracias por la perspectiva, un fuerte abrazo.

laindefensiónaprendida dijo...

Bueno ¡ya te sigo!. Muchas gracias por tu visita, espero que te enchufes tú también... para leernos mejor. Muchas gracias.
¡Que razón tienes! hablamos de gran trampa de los medios y del peligro que conlleva...

Stefania dijo...

Vengo desde el blog de Humberto, me gustó tu relato, hay una ruptura del tiempo que marca las ilusiones de una niña que aún no sabe ser mujer. Tal vez lo consiga, no es tan difícil.
Un saludo.

Stefi

fus dijo...

Esto es predecir el futuro y eso es muy dificil, la vida eres tu y tus circunstancias y ellas si que mandan en toda tu trayectoria.

un fuerte saludo

fus

Eleonora Beatrice dijo...

Es así, somos nuestras circunstancias, pero, a veces, podemos cambiarlas si miramos más allá de lo que interpretamos!

Humberto Dib dijo...

No voy a negar que se me hace difícil comentar en tu espacio, por varias razones, aunque la que más prevalece es mi temor a cierta falta de objetividad.
Todos proyectamos nuestra vida, de diferentes maneras y con diversos objetivos, lo importante es conocer esas limitaciones que señalas en el texto. El simple hecho de conocer nuestras limitaciones, ya nos hace jugar con ventajas. Después recién se puede pensar en crecer.
Un beso.
HD

yguana rosa dijo...

La vida nos pone trampas...¿O nosotros las creamos, con nuestras limitaciones...y si, aparte, las ignoramos...?

(No estoy segura, con las limitaciones, de que realmente las podamos desconocer...quizás pretendemos ignorarlas, ocultarlas, esfumarlas con soplidos inútiles...¿nos serán realmente ajenas, como algo desconocido...?)

Redondo el relato, no importa en que punto del circulo entres...no hay principio ni fin.

Abrazo rosa.

Eleonora Beatrice dijo...

Estimado Humberto, muchas gracias por estar aquí también, otro modo de aprender de tu enseñanza. Este agradecimiento, lo extiendo a toda la gente que ha escrito.
Cariños a todos.

Mary dijo...

Es fuerte y triste, y mas triste que llegue a ser tan cotidiano :)

fabio dijo...

Olá, achei interessante mesmo!
Um beijo desde Juiz de Fora.
Fábio

laindefensiónaprendida dijo...

Muchas gracias Eleonora. Te espero también como seguidora. Tienes un gran maestro.
Un beso.
Laindefensionaprendida.

Lizzy dijo...

Preciosa entrada, por la simplicidad de sus palabras y lo complejo de su contenido. Muchas veces no vemos las cosas como son si no como creemos que son. Excelente post

Juan Pardo dijo...

Grata sorpresa el conocer tu blog.he reflexionado mucho con tus dos últimas entradas.Un placer seguirte.T invito a seguir el mío.Saludos poéticos.Hasta pronto.

moderato_Dos_josef dijo...

Realmente hay que mirar más allá, pero tener los ojos abiertos a veces es muy difícl, aunque sí, creo que es el camino a seguir....
UN post excelente.

UN abrazo, josef.

Lucas Fulgi dijo...

Si se quiere, el vacío se puede superar. Me gusta como le queda el título al relato.

Saludos

David C. dijo...

Me dejaste pensando, reflexionando, analizando con la historia que compartiste.